viernes, 16 de diciembre de 2011

Hotel Guaraní de la Ciudad de Asunción

Siempre estuvo ahí sólo que hoy lo vi en un horario no habitual con menos personas en la calle y menos colectivos también; así que me senté donde nunca antes me senté y lo contemplé desde una perspectiva distinta. 

Las líneas rectas verticales, horizontales y diagonales se cruzaban por todos lados. El cielo en un celeste pleno dibujaba cada detalle de su contorno.

La experiencia de detenerme a contemplar desde una perspectiva distinta algo que veo todos los días me dio la oportunidad de re descubrir este edificio. Y gracias a que fortuitamente tenía mi cámara fotográfica pude hacer estas imágenes.

Hay que dejarse sorprender, no necesariamente por cosas nuevas si no también por cosas "viejas" vistas desde una nueva perspectiva.

Cuando aprendí a dibujar perspectiva supe que
las líneas verticales siempre se mantienen 

Pero si la fotografía se toma en un ángulo inclinado (como en este caso),
hasta las líneas verticales modifican su dirección.

Las líneas laterales convergen en el centro

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada